sábado, 5 de octubre de 2013

Fira de la Cervesa Artesana de Sabadell (reflexión sobria aunque no lo parezca)

Dicen que cuando alguien está a punto de morir, la vida entera le pasa por delante de los ojos.
También dicen algunos, que la muerte es la antesala de una vida mejor.


Hoy he ido a la "Fira de la Cervesa Artesana de Sabadell", y no puedo resumirla de otro modo que diciendo sencillamente que me lo he pasado genial.
La tarde se me ha pasado volando, aún con la sensación de haberla aprovechado, y mucho.

He disfrutado de momentos familiares tranquilos, de compincheo entre amigotes y conversaciones en grupo, de encuentros y reencuentros, pero también de conocer gente interesante, etc.
Todo esto en mi ciudad, y todo esto alrededor de la cerveza. ¿Qué más puedo pedir?


- Si bueno, muy bonito y tal y pascual, pero... ¿no vas a escribir del evento y sus cervezas? ¿y que tiene todo esto que ver con la vida y con la muerte? ¡A saber qué ha bebido éste!

Pues no, en esta entrada no voy a hablar del evento y sus cervezas... al menos directamente.
Y sí, confieso que he bebido (¡cerveza, no te j... fastidia!), pero tampoco tanto y ya hace unas horas, así que esta entrada puede ser ñoña pero está escrita desde la sobriedad.
¿Puedo seguir?


Hoy me ha pasado por delante de los ojos toda mi vida... cervecera, la que me ha tocado vivir en Sabadell (y aledaños)

...Mi primera cerveza oficial, una Voll-Damm recetada por mi padre... ("hijo, si has de beber, bebe bueno" me dijo no con mal criterio para la época y que creo que aún conservo en esencia)...

... tantas tardes y noches en la "Maes"... (hasta que desapareció, asfixiada por las obras del centro. ¿Qué habrá sido de Santi?)...

... otras tantas veladas de "dopping" con Pere en el Tropezón de La Llagosta... (otra pérdida irreparable)...

... esos "pinitos" con Rik dando nuestros primeros cursos de cata en el Kafka ... (la "Acadèmia de la cervesa" duerme un largo sueño, ¿la podremos despertar algún día?)...

... exóticos tiradores de De Koninck, de John Martin, etc... que desaparecieron igual que aparecieron... esos bares de barrio que tuvieron Julius de Hoegaarden... Tennents Super... Eku 28... con igual fortuna...
esas temperaturas gélidas de la nevera de "l'Espanyol"...

... el desbocado presente: la Microcervesria, el Moixeró, Nómada y muchos anónimos "homebrewers" locales... cervezas artesanas cada vez más presentes en tiendas y bares... la Fira...

Todos estos recuerdos (y alguno más) me han venido mezclados con los buenos momentos que he pasado hoy. Por eso no creo que tengan que ver con la muerte, pero sí con una vida mejor.

Hace tiempo que se está cociendo algo. Todos lo sabemos y sólo hay que ver como han proliferado aquí y fuera un número incontable de cervezas artesanas y caseras, pero parecía algo limitado al "mundillo" cervecero, a los locos de ayer más los locos de hoy, y algún esporádico visitante ocasional.

Pero hoy he visto a muchos de mis conciudadanos pasárselo bien, muy bien. Con sus familias, amigos y seguramente también conociendo gente nueva. Algunos quizá interesados en el tema, o quizá sólo con ganas de probar algo diferente, pero todos disfrutando con unas buenas cervezas.

Nada puede sonar más diferente a una "muerte cervecera", ¿verdad?
De verdad, hoy lo he visto todo diferente, como por primera vez, como en una nueva vida.

Puede sonar exagerado, pero creo que este fin de semana puede haber empezado una vida mejor:
la vida en que mi ciudad, Sabadell, viva la buena cerveza con normalidad.