domingo, 25 de noviembre de 2012

#FFdA 2.0 (capítulo 2, una celebración altamente esperada)


Hasta hace sólo 2 días tenía mis dudas sobre qué y como publicar esta entrada.
Sí, ya lo he dicho sobre el #FFdA del viernes... y lo repito otra vez sobre el #FFdA del sábado.

Como ya avancé en la entrada anterior, las condiciones parecían propicias para abrir unas cervezas conmemorativas con mis amigos Pere, David y Carles. Estas condiciones favorables (que no hubiera otros eventos familiares y sociales pero básicamente que no nuestras respectivas no se pusieran en contra) se confirmaron el mismo día por la mañana, así que organizamos rápido la cosa. No fuera a cambiar el viento.

Para poneros en antecedentes, estas cervezas nos estaban esperando desde el 24 de Octubre de 2010, fecha en que los Castellers de Sabadell descargamos nuestro primer 3 de 8!


Ya sé que no es nada habitual poner fotos de Castellers en blogs de cerveza, pero como esto es lo que celebrábamos, pues ahí va.

Desde nuestros inicios como Castellers, decidimos comprar unas cervecitas para celebrar los castells nuevos, y ver como las cervecitas mejoraban con los años, al igual que nuestras construcciones.

Lamentablemente, durante unos años quedamos bastante estancados pero últimamente las cosas nos van pero que muy, muy bien.

Para esta ocasión aún nos quedaban unas botellitas de...
... Chimay Grande Reserve 1999!

Pues sí.

No sólo nos apretamos cada uno una de estas preciosidades, sino que antes nos repartimos como buenos amigos otra "del año" para poder compararla.

La mayoría de la gente que se pueda interesar en un blog como este, conoce la cerveza y sobradamente, y se puede imaginar como queda el caldo a la que le pones años.

Monosílabos de aprobación. Ruidos guturales. Sonrisas de satisfacción. Meditación budista. Apertura de chacras. Ligera levitación y coros celestiales.

A la que pudimos articular palabras, recordamos con cariño y grandes lagrimones las extintas botellas de 1993 con las que celebramos todos nuestros castells hasta nuestro primer 4 de 8...

¿Y qué **** te tomas después de esto?

Pues no hay mucha cosa, pero nuestro fantástico anfitrión Pere desapareció por la puerta, y volvió de su particular fondo de armario con unas Westvleteren 12 (raro que no aparecieran en un #FFdA, ¿no?).

Para David y Carles era su "primera vez" y alucinaron pepinillos. La pregunta obvia surgió enseguida:
¿Y que tal envejece?

Pues resulta que yo lo sé.   ;)

En fin, este año se ha hablado mucho en los blogs cerveceros sobre las Westvleteren y su relación calidad / precio, y si bien es cierto que se paga mucho en relación con cervezas bastante parecidas (Rochefort 10 por ejemplo) ayer nos demostró de sobra que puede estar a la altura incluso de grandes caldos añejos.